Esta higuera, con más de cien años de vida y con una altura similar a un edificio de cuatro pisos, se ha convertido en un símbolo para ciudadanos y comunidades nativas en Nairobi, Kenia. La llaman “la casa de dios” y es considerada como hogar de antepasados.

Ahora, el gobierno pretende derribarla para hacer pasar por allí una autopista de 27 kilómetros, que en su construcción ya se llevó por delante muchos otros árboles. Se comprometió a trasplantar la higuera, pero expertos medioambientales ven difícil que sobreviva.

La autopista, llamada Nairobi Expressway, podría pasar también por Uhuru Park, un icónico espacio verde de la ciudad, alterando la biodiversidad del lugar. Según Naciones Unidas, Nairobi sufre una reducción severa de estos lugares debido al desarrollo urbanístico.

Autoridades defienden esta carretera como vía necesaria para descongestionar el tráfico y acortar drásticamente el tiempo desde el centro al aeropuerto.

Organizaciones medioambientales y parlamentarios denuncian el inicio de la obra, porque su impacto en el entorno o la calidad del aire no había sido medido. Además, su elevado costo de 550 millones de dólares incrementa la deuda de Kenia con China, encargada del proyecto.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí