¿Qué es un coche híbrido?

Es un vehículo que combina diferentes tipos de combustible para funcionar. Esto puede hacerlo usando un solo motor que se adapta a distintos comburentes o mediante el empleo de un sistema, en el que en el mismo coche coexistan y se complementen o alternen dos o más motores de diferente naturaleza.

Coche hibrido gasolina + gas

Puede tratarse de un coche de calle o de otro tipo de vehículo, ya sea para el transporte o hasta como maquinaria agrícola y posee un motor que funciona de manera alternativa con gasolina o con gas. El tipo de gas que se utiliza puede ser el GLP o gas líquido de propano o el GNC o gas natural comprimido.

La idea de este tipo de vehículos es reducir las emisiones contaminantes, pero en el caso de la combinación de gasolina y el GLP la incidencia es mínima, dado que ambos son derivados del petróleo; en cambio en el caso del GNC que es básicamente metano, la reducción de partículas y gases producto de la combustión es significativamente menor.

 

Coche hibrido diésel + gas

Esa combinación es imposible porque el gas, ya sea GLC o GLP tiene el mismo tipo de encendido que la gasolina, es decir mediante chispa, lo que no es compatible con el encendido del diésel que se realiza por inyección directa o indirecta. Además, el funcionamiento de uno y otro motor son completamente diferente e incompatibles.

Coche híbrido diésel + electricidad

Si bien se fabricaron algunos modelos de este tipo, en realidad un Full Hybrid con motor diésel y de alta tensión requiere un sistema que, en su conjunto, incluido el imprescindible tratamiento de gases que requieren los motores diésel tiene un coste enorme. La alternativa de una combinación hibrida entre diésel y un motor de tensión media (de hasta unos 48 voltios), puede ser viable y la están barajando varias marcas.

Coche hibrido gasolina + electricidad

Esta es la alternativa que tiene mayor aceptación en el mercado, puesto que los niveles de contaminación de los coches híbridos de este tipo son sensiblemente más bajos que los del resto de las opciones. A ello se le suma que sus costes de consumo también resultan menores, por lo que lo convierten en el paso alternativo ideal hacia la movilidad eléctrica al 100%.

 

Hablemos de híbridos gasolina – electricidad

Todo coche hibrido posee un paquete de baterías, que nada tiene que ver con las baterías de 12 voltios convencionales, ya que tienen un voltaje mucho más alto y emplean el sistema de frenado regenerativo (convertir el calor que se genera al frenar en electricidad) y el motor de gasolina para recargar las baterías y mantenerlas siempre a punto.

En el caso de este tipo de combinación para coches híbridos, cada fabricante emplea sus propias adaptaciones y diseños particulares en cada modelo buscando un coste integral del vehículo muy bajo, la obtención de un ahorro máximo de combustibles y/o la disminución de las emisiones contaminantes. Ver: movilidad eléctrica: lo bueno y lo malo de los coches híbridos.

 

Coche híbrido paralelo

Este modelo es el más común y en él los motores eléctricos y el de gasolina se conectan a una transmisión común (manual, automática o de variación continua), que es la que se encarga de combinar ambas fuentes de energía. Entre las marcas que ofrecen este diseño paralelo destacan: Kia, Toyota, Lexus, Honda, Hyundai, Ford y Nissan.

Coche hibrido en serie

El empuje de este tipo de coches híbridos proviene únicamente de la fuerza motriz eléctrica, sin que exista una conexión directa entre las ruedas y los motores. El motor de gasolina tiene como única función proveer de energía eléctrica a las baterías encargadas de hacer funcionar el sistema de propulsión integral.

Gracias a ello, la conducción de este tipo de coches híbridos es la que más se parece a la de uno 100% eléctrico, con una aceleración potente y suave y un andar bastante silencioso. El BMW i3 es un ejemplo de un coche híbrido de serie y ha recibido muy buenas críticas, tanto de los expertos como de los usuarios.

Coche híbrido enchufable

Un coche híbrido enchufable es la culminación de las mejoras orientadas hacia la sostenibilidad. Tiene un paquete de baterías de gran potencia, muy similares a las que emplean los vehículos 100% eléctricos y para que se recargue completamente se debe enchufar a una fuente externa de electricidad.

Esta conformación le da al coche hibrido enchufable una mayor capacidad de movimiento sin necesidad de emplear el motor de gasolina, con autonomías 100% eléctricas que van de los 30 a los 100 kilómetros, con lo que se reduce significativamente la necesidad de usar el motor de gasolina que es el más contaminante.

Este es el modelo ideal para la gente de “ciudad”, que recorre distancias relativamente cortas, puesto solo se debe tener la precaución de cargarlos cada noche y el coche hibrido enchufable le permitirá al usuario circular diariamente en modo no contaminante. Y ante viajes más largos, se puede recurrir a combinar el funcionamiento de uno u otro motor. Un buen ejemplo de este vehículo es el Chrysler Pacifica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí