El presidente de EE.UU., Joe Biden, puede trasladarse “tan pronto como pueda esta semana” a Texas, bajo “desastre mayor” a raíz de un temporal que ha afectado a gran parte del país y trajo gélidas temperaturas a ese estado, donde miles de hogares quedaron sin electricidad y ahora enfrentan la falta de agua.

El mal tiempo, que ha causado al menos 59 muertos, ha obligado al Gobierno de Biden a movilizar fondos federales para apoyar en las labores de mitigación de los daños, pero también para tender una mano a las familias cuyas viviendas sufrieron graves daños.

EN EL MOMENTO APROPIADO

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, indicó que el gobernante está “muy ansioso” por ir a ese estado “y mostrar su apoyo”, pero aseguró que “no quiere quitarle recursos o atención” a la emergencia.

“Vamos a hacer eso en el momento apropiado y en coordinación con la gente en el terreno. Podría ser tan pronto como esta semana”, declaró Psaki al programa “This Week”, de la cadena ABC News.

Pero el alcalde de Houston, Sylvester Turner, respondió que Biden puede ir ahora a ese estado.

“Le daríamos la bienvenida y no sería una distracción, ni una carga”, afirmó el funcionario al espacio “Face the Nation”, de la cadena CBS News.

TUBERÍAS ROTAS Y MUCHAS NECESIDADES

“Ahora mismo -explicó-, con tantas casas en la ciudad que tienen tuberías que se rompen debido al clima gélido y fugas importantes, daños importantes por agua, necesitamos muchos materiales y suministros de plomería”.

Turner señaló que “los cortes de energía y el sistema de agua están interconectados”, ya que ante la falta de luz debieron usar más generadores, que se alimentan de agua, para atender la emergencia.

Betsy Price, alcaldesa de Fort Worth, cuyo condado fue incluido entre los 77 donde está vigente la declaratoria de “desastre mayor”, consideró que en Texas han enfrentado “una tormenta perfecta”, sin que ello aluda a un “juego de palabras”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí