Uno de los principales retos que enfrentan las áreas naturales protegidas es el aumento de embarcaciones y la irresponsabilidad de muchos de sus propietarios que se meten en zonas prohibidas, afectan pastos marinos y sitios arrecifales, dijo Arturo González, director del Área de Protección de Flora y Fauna Manglares de Nichupté.

El funcionario manifestó que la flota turística y recreativa, es decir, lanchas y motos acuáticas, aumentó considerablemente y precisamente el año pasado se hizo un estudio para determinar cuál es el número de embarcaciones puede recibir la zona y aunado a ello, la gran mayoría sale a navegar sin restricciones, y sin el cuidado al manglar y zonas coralinas.

“Al desconocer la normatividad jurídica de las áreas protegidas hacen actividades que no son permitidas o inconscientemente afectan los hábitats, por ejemplo, al anclarse donde sea, dañando zonas coralinas en el parque nacional y pastos marinos en Nichupté”, indicó.

En el caso de las motos acuáticas en la laguna Nichupté, dijo que hay un problema de seguridad al ir a velocidades excesivas, se meten en áreas muy bajas arrasando los pastos, en el de mangle, y en el parque nacional además de estos vehículos, los yates navegan en zonas no permitidas con posibilidad de encallamientos.

Entrevistado por Radio Fórmula expresó que precisamente anoche recibieron un reporte de un posible varamiento, que van a inspeccionar hoy, pues existe la posibilidad de un daño a un área arrecifal.

También subrayó que la Capitanía de Puerto tiene prohibido el cruce de un puerto a otro en motos acuáticas, por ejemplo, de Cancún a Isla Mujeres. Sin embargo, se realizan actividades náutico-recreativas y lucrativas con estos vehículos dentro del área natural protegida pese a que no está permitido, de ahí que la Marina y otras autoridades han tenido bastante labor de vigilancia.

“La Marina en coordinación con la Capitanía de Puerto han estado en coordinación para evitar estas situaciones. Ya fueron levantadas una buena cantidad de actas y aplicado multas”, añadió.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí