El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) reprobó los hechos atribuidos a un grupo de influencers denominado Las chiquirrucas, los que incurrieron en acciones que “denigran y se aprovechan del estado de necesidad y vulneran la dignidad humana de una persona migrante cerca de un albergue en la ciudad de Guadalajara”.

El grupo difundió en Instagram un video en el que engañan a un migrante con darle un billete falso de 500 pesos, a cambio de dejarse tocar sus genitales. Después de que creciera el escándalo, ese material fue retirado de la red social.

“A pesar de que el fenómeno global de las redes sociales tiene un sin fin de usos que benefician la vida cotidiana, también se han convertido en un lugar donde el racismo, la xenofobia, la aporofobia y otras prácticas discriminatorias encuentran un lugar de amplia difusión”, advirtió el Conapred.

Por ello, el Conapred reiteró la importancia de “hacer frente a esas conductas y expresiones que promueven el abuso, el rechazo y el odio en contra de grupos históricamente discriminados o en situación de vulnerabilidad, como son las personas migrantes, refugiadas o solicitantes de asilo que enfrentan condiciones estructurales y generalizadas de pobreza, inseguridad y violencia, desde su país de origen y durante su tránsito a través de nuestro territorio nacional”.

Señaló que desde que tuvo conocimiento del caso “se tomaron las medidas y acciones pertinentes. En particular, el pasado miércoles el Conapred sostuvo una reunión de trabajo con personas representantes de las organizaciones FM4 Paso Libre de Guadalajara y la Casa del Migrante de Saltillo, las cuales habían denunciado los hechos a través de las redes sociales”.

Como resultado de la reunión, las organizaciones han presentado formalmente y ratificado una “queja ante este consejo para que actúe en el ámbito de sus atribuciones, investigue los hechos, implemente las medidas de reparación que sean necesarias, y prevenga que este tipo de conductas se repitan y alienten prejuicios injustificados en contra de la comunidad LGBTTTI”.

Dado que estas organizaciones son socias de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en México y estuvieron como testigos de esta reunión, se sumaron al llamado del Conapred a la “tolerancia cero frente a cualquier tipo de abuso sexual en contra de las personas migrantes, refugiadas o solicitantes de asilo, ya que estas prácticas que promueven la intolerancia y pueden llevar a la violación de la dignidad humana no son aisladas, se presentan en otras partes del país y son difundidas y amplificadas a través de las redes sociales”.

Explicó que este tipo de mecanismos de colaboración favorecen la búsqueda de acciones comunes para erradicar expresiones discriminatorias y violencias que se ejercen desde los discursos que promueven estereotipos y prejuicios negativos que denigran a las personas, particularmente a los grupos históricamente discriminados o en situación de vulnerabilidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí